Belice: La eterna miopía del gobierno de Guatemala

Por: Melanie Cohen, estudiante Instituto de Estudios Políticos y Relaciones Internacionales

Han sido ciento cincuenta y siete años de disputa por este territorio, aunque se han generado soluciones ninguna de estas parece ser definitiva y seguimos viendo titulares dedicados a este tema. Tras el quebrantamiento del Tratado anglo-guatemalteco, Guatemala reclama el territorio que fue intercambiado. Sin embargo Belice se independiza de Inglaterra tres años antes de que fuera demandado por Guatemala. Defendiendo su soberanía  Belice interpela que el tratado no los solicitaba a ellos como país independiente, esto generó una demanda en la Corte Internacional de Justicia de parte de Guatemala. En esta demanda se resalta el incumplimiento de Inglaterra.

Las discusiones por este territorio continúan. En 1991 se  presentó lo que pareció la primera solución, lo que le pondría fin. Bajo el impulsivo gobierno de Serrano Elías reconoció la independencia de Belice, sin quitar los reclamos que Guatemala tenía sobre él. Ésto pareció solucionar el problema ya que el conflicto se redujo hasta casi ser inexistente. Sin embargo, al tomar el poder De León Carpio en 1994, Guatemala envió una nota a la ONU en la que informaban que el conflicto entre ambos territorios aun no contaba resolución. El conflicto se quedó inconcluso hasta 1999 en el gobierno de Arzú donde Guatemala se vio obligada a reafirmar la existencia de un diferendo territorial, todo esto después de un ataque de parte de soldados beliceños a civiles Guatemaltecos. Y así cada gobierno busca una solución a este conflicto. Hasta llegar al 2013, en donde se presentó una consulta popular para decidir si se lleva el conflicto a litigio ante la Corte Internacional de Justicia. Sin embargo este referéndum fue cancelado por los cambios que le hizo Belice.

La larga historia de este conflicto parece  por fin llegar a un acuerdo en el 2014 cuando se firman 13 acuerdos para proponer la buena vecindad y en el 2015 cuando se escribe el Protocolo de Acuerdos Especiales, que permitiría llevar este caso a la Corte Internacional de Justicia.

El conflicto vuelve a estallar en este 2016, esta vez pareciera que de manera más severa. Las violaciones de parte de los civiles de ambos países continúan. El tema de Belice ha formado parte de los “planes de gobierno” y de los  “lineamientos de la política exterior” de los últimos mandatos. El tema es continuo, las estrategias no. Nuevas respuestas, nuevas soluciones, nuevos factores; nada definitivo. Pareciera que la salida para esto es obviar el tema o “solucionarlo a la mitad”. Se toman decisiones momentáneas sin tomar en cuenta la repercusión que estas pueden tener en el futuro, buscando que les conviene y dejando el problema a “el siguiente”. Con esta miopía llegamos al gobierno actual, quien reaccionó de manera negativa.

El movimiento de tropas o la solución por la fuerza pueden ser caóticas para la nación. No sólo estaríamos violando el protocolo para la solución de conflictos que estipula las Naciones  Unidas, además de ignorar el hecho que ninguno de nuestros vecinos apoya la decisión y no contamos con la capacidad económica para embarcarnos en un enfrentamiento armado. Estos son factores que no tomó en cuenta el presidente de la nación  a la hora de tomar una decisión. ¿Es la miopía en las resoluciones la que nos lleva a la toma de decisiones impulsivas? Puede que esta no lleve a la toma de decisiones impulsivas, sin embargo sí lleva a que nos enfrentemos a la falta de análisis en las decisiones.

 

11 pensamientos en “Belice: La eterna miopía del gobierno de Guatemala

  1. Interesante cómo la falta de interés por generar políticas de Estado en lugar de apegarnos siempre a las políticas de gobierno nos llevan a tal ideología cortoplacista enmarcada en “igual el que venga después de mí se va a encargar”. Tenemos una política más que todo de crisis, porque sólo cuando estallan los conflictos es que nos ponemos a buscar una resolución. Sino, todo lo demás se queda en “standby”.

  2. Este conflicto, más que una míopia, es un costo político demasiado alto a la hora de intentar solventarlo. ¿Por qué? El llevar a cabo un referendum en ambos países es demasiado costoso y las personas no estarían del todo involucradas por su falta de interés. Además, no existe un verdadero grupo de interés que cabildee para impulsar alguna política en el Congreso más factible; esto sin tomar en cuenta lo costoso que sería el log rolling dentro del legislativo, pues es un tema coyuntural muy severo. Sin duda, este problema está muy tierno y complicado, y las decisiones por el momento tomadas han sido inútiles.

  3. No sé si el tema de Belice sea una miopía. Más bien, es un juego de poder entre ambos países. La mala diplomacia guatemalteca ha influido en que los beliceños nos estén ganando la partida.

  4. Además de una miopía institucional, existe una incapacidad Estatal para intentar resolver el diferendo territorial. Este tema no es prioridad para el país, y promover un referéndum es un costo elevado, no contemplado. Además de ello, Belice cada vez dificulta más los medios para resolver el conflicto, por lo que la solución es lejana. Debemos de analizar si verdaderamente interesarnos por resolver un problema costoso y difícil de controlar; o centrarnos en los problemas esenciales del país, para así reducir esa miopía institucional, que nos impide centrarnos en objetivos alcanzables.

  5. El tema de Belice esta sumamente sobre valorado. En mi opinión Belice nunca fue de Guatemala, por lo que no tendría que haber pelea. Esto se ha llevado tan lejos que Guatemala a quedado muy resentida y con el deseo de lograr este objetivo. Creo que hoy en día no es un tema político, sino de intereses.

    El país podría enfocar estas energías en aspectos mas relevantes como la migración de sus ciudadanos, la seguridad o la educación. Aquí queda evidenciado las pobres decisiones que hacen los políticos.

  6. Estoy de acuerdo con Melanie en que esta situación presenta un claro ejemplo de miopía institucional por parte del Gobierno de Guatemala debido a que se esta actuando sin considerar las consecuencias que se pueden generar a largo plazo. Además, considero importante resaltar que el actual Presidente del país ha demostrado tener incentivos perversos en cuanto a este tema desde su campaña electoral, cuando dijo que él iba a recuperar Belice. Lo que él quería era demostrar poder y autoridad pero realmente la capacidad de acción que tiene para llevar esto acabo es prácticamente nula.

  7. Concuerdo con Luis Ramírez y Diego Monterroso, el costo político para solventar este problema es muy alto; hay un costo de transacción e información para poner a las personas de acuerdo y llevar a cabo un referendum muy alto de igual manera; la población en general no está interesada en recuperar este territorio. El grupo de interés que se ve afectado en lo que respecta este conflicto, son las personas que viven en la zona de adyacencia; esto debido a la imposicion de pobladores beliceños, intimidaciones, no dejan que guatemaltecos pesquen en las aguas que se encuentran en disputa etc. Pienso que el país tiene otras prioridades en este momento; así mismo estoy de acuerdo en que hay cierta miopía institucional por parte del Presidente en cuánto a las medidas que tomó; las cuales mencionó desde su campaña: recuperar Belice. Este problema debe ser solventado por la vía diplomática.

  8. Guatemala un país sin un sistema sostenible, un país que no tiene un sistema de justicia fuerte, un país que tiene un congreso que sangra al pueblo, un país que tiene a un ex presidente y una ex vicepresidenta en la cárcel, un país que tiene hospitales sin medicinas, un país que tiene una enorme deuda externa, un país que con decenas de problemas infantiles, un país donde te roban el celular dentro de tu carro, un país que no tiene escuelas en todo el territorio nacional… Creo que el tema de Belice esta por debajo de todos los conflictos que presenta la nación, y muy lejos de aplicarse las correctas soluciones, es decir si existe miopía institucional o no, es de todas una de las que por el momento menos debemos preocuparnos. No será que Jimmy reconoce que lo de Belice fácilmente se vuelve en algo mediático, por que hacerlo un show y ser parte de ello, no es la única frontera con problemas… claro por eso debemos interesarnos más en lo interno para luego poder proyectarnos a lo externo.

  9. Existe un departamento en el Ministerio de Relaciones Exteriores encargado del problema resolver el diferendo. No creo que la razón principal sea a causa de miopia institucional, sino lo veo como un distractor para referir que la política exterior guatemalteca tiene una agenda que cumplir. Este tema es prioridad puesto que se encuentra en la agenda, una prioridad que desde hace muchos años esta. Entonces ah que preguntarse – si el costo político es demasiado alto: ¿que sera lo que promueve que el tema del diferendo resurga paulatinamente con esperanzas de ser resuelto? ¿quien se beneficia de esto? ¿que intereses ah detrás?

  10. Considero que la miopía del gobierno en el caso de Belice se debe a la mala implementación de la diplomacia para resolver este diferendo. Sí, es cierto que las discusiones siguen, sin embargo, esta situación es una crisis en la cual no podemos determinarle fin. Además, existe información muy dispersa en lo que respecta este caso, por o que considero que en sí, la capacidad de nuestro gobierno para manejar esta situación se ha quedado un poco corta.

  11. Para entender algo tenemos que aprender nuestra historia, ha sido una permisividad cruel y todo por ambicion, le hechamos culpa a los britanicos y somos los permisivos incluso se hable en este articulo del temor a un enfrentamiento, no estamos solos existen naciones que han sido dañadas por invasion economica o terriorial. Partiendo de la razon, existe la libre determinacion de los pueblos y es de respeto, eso si cada nacion tiene derechos territoriales y maritimos y es aqui que cada guatemalteco debe de afrontar respeto a nuestro terruño y reclamarlos y… hay de aquel con ciega locura sus colores pretenda manchar. No hay pierde Belice es un pais y le denemos respeto, pero tambien tenemos que exigirles lo mismo y si existe intervencio de otro pais con intereses espurios, como dije no estamos solos y debemos de estar concientes que tambien tenemos sardinas que limpian tiburon y a estas tenemos que eliminarlas. Viva Gandhi.

Responder a Diego Monterroso Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>