Un año cualquiera

Crónica, además de un semanario de análisis político, era un importante difusor cultural de literatura, cine e historia. Uno de sus números del mes de agosto de 1989, presenta un reportaje ¿Cómo era Guatemala en 1939? El texto inicia así:

“A principios de septiembre de 1939, estallaba la II Guerra Mundial. Por entonces, la Nueva Guatemala de la Asunción era una ciudad pequeña, de unos 200,000 habitantes con aspiraciones de gran capital. Cincuenta años después, Crónica visita aquellos plácidos rincones preñados de nostalgia y melancolía.”

Sigue leyendo

¡Adiós a las armas!

El inicio de la transición hacia la paz en Guatemala quedó plasmado en Crónica. Un artículo que atinadamente abre con una frase que rezuma optimismo:

“No hay duda, la guerrilla ha cambiado de discurso y de acción política. Antes, la propaganda y la toma armada de poblaciones eran medios que utilizaban los alzados en armas para lanzar agrias críticas contra el Estado capitalista, el Gobierno y el Ejército. Pero ahora es otra la preocupación de la Unidad Revolucionaria Nacional Guatemalteca (URNG). La organización de los insurgentes inauguró una nueva vertiente política el 2 de julio…” Sigue leyendo

Un día en Managua.

Rodrigo Fernández Ordóñez

Hojear Crónica es un viaje al pasado. Algunos reportajes parecerán textos de ficción para el lector joven de hoy, como Un día en Managua.

Nicaragua estaba gobernada, como lo está hoy, por Daniel Ortega, el líder máximo de la Revolución Sandinista. Para la época, Nicaragua vivía guerra otra vez. Un grupo rebelde antisandinista financiado por los EEUU, “La Contra”, luchaba contra el régimen en el norte del país, en donde tenía sus principales cuarteles y algunos grupos dispersos en el sur. Sigue leyendo

La Política del Evangelio.

Rodrigo Fernández Ordóñez

En el segundo número de Crónica, ocupa la portada un artículo de análisis político de título sugerente: La Política del Evangelio. Para la llegada al poder de Ríos Montt el 23 de marzo de 1982, había en Guatemala un total de 22.5% de fieles de religiones evangélicas. Este número en crecimiento, fue involucrando a sus fieles en la vida política del país, espacio que había sido considerado por los “ancianos” como algo diabólico. “La llegada de Efraín Ríos Montt a la presidencia de la República dejó a muchos de los líderes evangélicos con un problema. Muchos de ellos habían dicho a su congregación que la política era una cosa sucia y que no querían que participaran en ella. Había otro grupo que estaba siempre animando a su gente a que respaldaran a ciertos candidatos.” Sin embargo, el arribo de un líder de la Iglesia Verbo a la primera magistratura de la Nación, fue visto con alivio por muchos, que consideraron que empezaba con él, un período de purificación, que daba fin al reinado de Satán en Guatemala.

Sigue leyendo