San Salvador bajo asedio

Crónica permite que nos asomemos a eventos históricos tratados con la inmediatez del periodismo testimonial. Útil aproximación para hechos dolorosamente cercanos que se perciben ahora envueltos en la bruma del tiempo. Por ejemplo, la última ofensiva general lanzada por el Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional –FMLN- en el año 1989.

Apenas disipado el humo de la pólvora y las explosiones, Crónica publicó un recuento de la batalla que iniciaba con estos párrafos dramáticos: “La noche se extendía sobre San Salvador, cuando se inició el sábado 11 de noviembre la ofensiva del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional. Cientos de hombres, fuertemente armados, comenzaron a incursionar lentamente, y a ocupar posiciones sobre los barrios populares de Mejicanos, Zacamil y Soyapango, suburbios densamente poblados…”

Pasados 25 años, estas líneas pueden parecer tan lejanas como las páginas de Despachos de Guerra de Michael Herr o de Guerra y Paz de León Tolstoi. Pero para quien como yo recuerda las coberturas del noticiero Univisión con Mónica Seoane y Jorge Ramos, rezuma una inmediatez que aún perturba. Recuerdo la ferviente actividad militar en la ciudad de Guatemala en esos días. No sé si por casualidad, mi papá organizó un repentino viaje a Cobán con toda la familia, recuerdo los camiones de soldados en las cercanías del Puente Belice y los retenes en la carretera al Atlántico. Afortunadamente, la guerrilla guatemalteca no lanzó ningún disparatado ataque, pasando todo a ser sólo un clima de ansiedad.

Sin embargo, en San Salvador la guerra sí tocaba las puertas: “Todos los sonidos existentes en el vecindario eran de balas y de bombas. El olor a muerte y sangre era penetrante. El panorama, desolador. Casas destruidas y paredes con múltiples impactos de bala por todos lados.”, comenta un vecino de la ciudad. La situación para la guerrilla no podía ser más desesperada: el Muro de Berlín había caído y Alemania iniciaba el camino para la reunificación. El campo socialista, en la lucha por dominar el mundo, había sido vencido.

Ante este panorama que no auguraba nada bueno, el movimiento revolucionario salvadoreño buscaba una posición fuerte para sentarse a negociar la paz. Así, se decidió por lanzar esta ofensiva: “Desde el primer día de las acciones, comandos del FMLN (calculados por la embajada norteamericana en cerca de 1,500 hombres y 3,500 por otras fuentes diplomáticas) tomaron posiciones en las ciudades obreras en el norte de San Salvador y algunos barrios en el noreste metropolitano, siguiendo la misma estrategia del Vietcong durante la ofensiva del Tet.”

Ante la ofensiva, la respuesta del ejército salvadoreño fue contundente: “El rugir de los cañones, el tableteo de las ametralladoras, el fuego de helicópteros artillados y el constante bombardeo de los aviones A-37 y C-47 mantuvieron en zozobra a los habitantes de esos sectores y los obligaron a huir de las zonas de combates…”. Recuerdo las dolorosas escenas de personas humildes transmitidas por los noticieros, mujeres arrastrando a sus hijos bajo el tenue manto protector de un palo de madera con un pañuelo blanco en un extremo, tratando de cruzar calles llenas de cascajos y humo.

Los combates fueron recios: “En Zacamil las tropas salvadoreñas lograron desalojar de ese lugar al comandante guerrillero Fermán Cienfuegos después de seis días de intensos bombardeos…”. Si mi memoria no me falla, Cienfuegos es ahora el presidente electo de El Salvador, Sánchez Cerén, así que la crónica adquiere actualidad sin quererlo.

Pasada la batalla y disipado el humo de la pólvora vino el recuento de las víctimas. Murieron 1054 guerrilleros y 564 resultaron heridos, y el ejército reportó la muerte de 237 efectivos y 770 heridos, ignorándose hasta ese momento la cauda de civiles muertos. Al final, dominó la superioridad aérea del ejército y su potencia de fuego aéreo, provocando un “repliegue estratégico” de los guerrilleros.

Un pensamiento en “San Salvador bajo asedio

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>