La Política del Evangelio.

Rodrigo Fernández Ordóñez

En el segundo número de Crónica, ocupa la portada un artículo de análisis político de título sugerente: La Política del Evangelio. Para la llegada al poder de Ríos Montt el 23 de marzo de 1982, había en Guatemala un total de 22.5% de fieles de religiones evangélicas. Este número en crecimiento, fue involucrando a sus fieles en la vida política del país, espacio que había sido considerado por los “ancianos” como algo diabólico. “La llegada de Efraín Ríos Montt a la presidencia de la República dejó a muchos de los líderes evangélicos con un problema. Muchos de ellos habían dicho a su congregación que la política era una cosa sucia y que no querían que participaran en ella. Había otro grupo que estaba siempre animando a su gente a que respaldaran a ciertos candidatos.” Sin embargo, el arribo de un líder de la Iglesia Verbo a la primera magistratura de la Nación, fue visto con alivio por muchos, que consideraron que empezaba con él, un período de purificación, que daba fin al reinado de Satán en Guatemala.

Sigue leyendo